Fandom

Wiki Hearthstone

Uther Lightbringer

110páginas en
el wiki
Crear una página
Comentarios0 Compartir
Uther Lightbringer

Uther.png

Uther1.png

Información
Clase Paladín
Rareza Hearthstone card common.png Básica
Vida/Salud 30 IconoPuntosVida.png
Habilidad Invoca 2 escuderos de la mano de plata.


HistoriaEditar

El legendario Uther el Iluminado fue el primer paladín de los caballeros de la Mano de Plata y un campeón de la Luz que juró defender la Alianza de Lordaeron ante cualquier amenaza. Sabio, piadoso y rayo de esperanza para sus aliados, se considera a Uther uno de los mejores caballeros que ha existido.

El reino de Ventormenta fue una vez una tierra de paz y prosperidad para los humanos que residían en él. La era de la paz terminó de forma súbita y trágica cuando los orcos plagaron Azeroth entrando por el Portal Oscuro: una puerta mágica que comunicaba los dos mundos, Azeroth y Draenor. Los orcos asaltaron el reino de Ventormenta, ávidos de saquear y conquistar aquellas tierras. Ese fue el comienzo de lo que ahora llamamos la Primera Guerra.

Los clérigos de Villanorte se alzaron en armas para defender sus tierras ante la invasión orca, pero pronto se hizo evidente que necesitarían de un esfuerzo colosal para proteger su preciada patria del mal que la acechaba. Su orden sagrada de clérigos sufrió grandes pérdidas ante los orcos; aunque su espíritu era fuerte, carecían de la preparación marcial de los caballeros y tenían escasa comprensión del arte de la guerra.

El arzobispo Alonsus Faol formó una nueva orden que combinaría los poderes de restauración y destrucción de la Luz con la estricta formación marcial de los caballeros. El arzobispo Faol escogió a su aprendiz Uther como el primero de su nueva orden. A estos caballeros sagrados se les llamó paladines, y a Uther se le nombró el Primer Paladín.

La orden iniciada por el arzobispo Alonsus Faol fue llamada la Orden de la Mano de Plata. El arzobispo reclutó por un lado a caballeros deseosos de aprender a utilizar la Luz y por otro a clérigos listos para levantarse en armas por su noble causa. La potente combinación de los paladines de habilidad en combate y poderes sagrados les convirtió en formidables oponentes en combate, y Uther no era la excepción a la regla.

Tras la Primera Guerra, muchos de los supervivientes de Ventormenta viajaron a Lordaeron para pedir ayuda y socorro al rey Terenas Menethil II. El gobernante de Lordaeron formó alianzas entre los reinos humanos para unirlos contra la Horda orca que plagaba sus tierras.

Los orcos asaltaron numerosas ciudades y puntos estratégicos de los Reinos del Este, mientras la Alianza hacía lo que podía para intentar detener el asalto de la Horda, que parecía interminable. Sin embargo, no todos los reinos humanos de Lordaeron se unieron a la causa de la Alianza contra los orcos. El Reino de Alterac, gobernado por el Lord Perenolde, decidió hacer un trato con la Horda, temiendo que esta fuera el bando más fuerte y se alzara victoriosa ante la recién fundada Alianza una vez que se asentara el polvo. Esta traición provocó numerosos problemas para la Alianza y llevó al intento de asesinato de Uther.

Bajo el estandarte y la unidad de la creciente Alianza, las fuerzas de la Horda se debilitaron lentamente. En una gran ofensiva, la Alianza asaltó una importante fortaleza de la Horda ubicada en las Estepas Ardientes. Uther y sus paladines se encontraban en primera línea en la batalla de la Cumbre de Roca Negra; allí se ganó el título honorífico de "Iluminado" tras la batalla.

Con la captura del Jefe de Guerra de la Horda, la Alianza avanzó hasta el último bastión de los orcos: el propio Portal Oscuro. El general Turalyon lideró la carga de la Alianza contra los orcos en el Portal Oscuro en la que se consideró la batalla más cruenta de la Segunda Guerra. El lado de Azeroth del Portal Oscuro fue destruido, gracias en parte al valor y la habilidad de Uther el Iluminado y la Orden de la Mano de Plata.

Tras la Segunda Guerra, Uther siguió sirviendo con valentía a la Alianza y a su pueblo, iniciando a nuevos paladines a la Orden y convirtiéndose en ejemplo vivo para los caballeros y clérigos aspirantes de todos los rincones de los Reinos del Este. Uther emprendió la tarea de instruir en las artes del paladín al talentoso hijo del rey Terenas: el príncipe Arthas Menethil. Arthas y Uther entrenaron juntos durante años y entablaron una profunda amistad.

Cuando comenzó la Tercera Guerra, Uther fue reclamado tras reunirse con la joven Jaina Valiente. Jaina trajo noticias funestas: la misteriosa peste que estaba asolando el reino estaba convirtiendo a los infectados en no-muertos de la Plaga, y Vega del Amparo sufría el ataque de un infinito ejército de no-muertos que habían sucumbido a esta horrible enfermedad. Uther y sus paladines llegaron justo a tiempo para ayudar a Jaina y a Arthas, y con un esfuerzo conjunto salvaron Vega del Amparo.

Decidido a salvar su reino, Arthas se abrió paso hasta Stratholme, aunque era demasiado tarde; sus habitantes habían consumido grano contaminado, el mecanismo para extender rápida y eficazmente la peste por todo el reino, y pronto se convertirían en Plaga. Arthas ordenó a Uther y a los Caballeros de la Mano de Plata que destruyeran la ciudad y a las personas inocentes que la habitaban. Uther se negó rotundamente a acatar las órdenes del joven príncipe, y le dijo a Arthas que no cumpliría un mandato semejante ni aunque proviniera del mismísimo rey. Enfurecido por la insolencia de Uther, Arthas lo acusó de traición y lo relevó del mando de los Caballeros de la Mano de Plata; también ordenó a aquellos leales a Lordaeron que se unieran a él y purgaran Stratholme del mal inminente y del ejército de la Plaga que pronto se crearía a partir de los habitantes contaminados. Uther reunió a los paladines que se mantuvieron leales a él y dejaron Stratholme, abandonando a Arthas y sus actos barbáricos.

Uther informó al rey Terenas Menethil de los actos inhumanos de su hijo en Stratholme y, para gran pesar del rey, ambos coincidieron en que Arthas había perdido el juicio... y quizá su cordura. Terenas envió a un emisario para que buscara a la expedición de Arthas en Rasganorte y ordenara su regreso al reino de Lordaeron.

Arthas regresó un tiempo más tarde para la alegría y regocijo de los habitantes de Lordaeron. No obstante, tanto ellos como Uther quedaron conmocionados cuando Arthas asesinó a sangre fría a su padre en la sala del trono de Lordaeron con la Hojarruna maldita, Agonía de Escarcha.

Uther, que había perdido a su rey pero también a uno de sus mejores amigos, juró vigilar personalmente los restos mortales del rey, que se colocaron en una urna ceremonial en Andorhal. Ya no había un lugar seguro para Uther y el resto de la Orden de la Mano de Plata; Arthas, ahora un caballero de la Muerte, había infestado la ciudad con sus hordas de no-muertos, resuelto a hacerse con la urna de Terenas para sus oscuros propósitos. Uther no se amedrentó por el vasto número de no-muertos: con gallardía y audacia se enfrentó cara a cara con los caballeros de la Muerte para defender los restos de Terenas en una batalla épica. Uther halló la muerte en manos de su antiguo pupilo, al que una vez quiso y cuidó como si fuera su hijo.

Info: [1]

ImágenesEditar

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en Fandom

Wiki al azar